viernes, 25 de marzo de 2011

De vuelta a casa

Aqui Alberto Gómez muestra como la teoría de la Selección natural sirve para reconciliarnos con nosotros mismos y dejar de hacernos daño vivendo de espaldas a la realidad en un estado de hipocresía perpétua. Lo ilustra con el caso de la teoría evolucionista sobre los celos.

2 comentarios:

OWIMYPEB dijo...

Leer tus blogs y los articulos en LD es un placer intelectual y espiritual. Gracias.

Alberto dijo...

muchas gracias. Te agradezco ese comentario. Sobrtodo por lo espiritual.