viernes, 20 de mayo de 2011

Un programa para recuperar la cordura

Ensayo de ayuda y autoayuda para el hombre que no se quiere engañar a si mismo.  

¿Para qué vivimos? Ahora que se desmoronan las explicacioens transcendentes, es común decir que "para nada" o "para ser feliz". Ambas respuestas son hipócritas porque el primero o está a punto de suicidarse o no cree en el fondo lo que dice, porque al menos, vive para el siguiente gadget de Steve Jobs o para presenciar la final de la Champions o para el próximo salto en paracaidas. El segundo conocerá la evidencia de que en la vida abunda la infelicidad, y si estamos hechos para ser felices, muy mal hechos estamos entonces. No quiero ser exhaustivo aqui, solo quiero exponer la pregunta para, a continuación, empezar a hablar de alguna respuesta

Este ensayo inacabado y está En progreso lo llevaba en la cabeza desde hace tiempo, Disculpen por las incorrecciones, alguna falta etc.

Ahora que se desvanecen las explicaciones transcendentes está en peligro nuestra continuidad como sociedad, porque una sociedad no soporta su supervivencia sin algún significado, o sin ninguna meta común. Después de la crisis religiosa, las mismas sociedades nacionales estan en crisis, porque cualquier meta o identificación común es en principio, arbitraria si no se acepta una tradición, que como dice Chesterton, es al voto a nuestros antepasados (en la urna de nuestras conciencias, quizá) . En esta época la que se rompe con el esfuerzo del pasado y todo es una desbandada de grupitos buscando salvaciones por su lado, es normal que las grandes sociedades occidentales estén experimentando tremendas tasas de suicidios individuales dentro de un suicidio colectivo que es evidente en la tasa de natalidad, pero tambien por ideologías que ponen la eliminación de seres huamanos en lo más alto de las prioridades en nombre del Planeta.

Es evidente que estos son los síntomas de una enfermedad. Una civilización que ha llegado a la Luna, que por tanto tiene a su disposición todo el espacio, toda los recursos y toda la energía del Universo a disposición de su intelecto para una expansión literalmente infinita, está a punto de ser destruida por una coalición de socieadades cuasi tribales y su propia élite, que se obsesiona por una supuesta escasez de recursos, un supuesto non-plus-ultra que existe desde que el hombre es hombre. A la coalición hay que añádir las crecientes masas de clase media y obrera escasamente educadas, cuya experiencia de la vida apenas va mas allá del pezón del estado-matrona en que se han convertido las sociedades del bienestar y que por tanto, son incapaces de comportase como seres libres y responsables y por tanto incapaces de comprender y sostener la maquinaria democrática, el estado de derecho y demás instituciones que nos han dado la libertad y la prosperidad hasta ahora.

Los principios sostienen el andamiaje social necesario para establecer unas metas comúnes y unas reglas para la acción y la convivencia. La destrucción de esos principios se ha realizado sin proporcionar un recambio viable. Yo ya me he extendido hasta la saciedad explicando como una mal entendida ciencia, que ha despreciado aspectos enteros de la realdiad ,por no ser mensurables o reducibles a experimentos, ha intentado deslegitimar todo aquello que no se puede meter en un laboratorio y lo ha despachado con un par de teorias simplonas sobre el ser humano y la sociedad. El desprecio por la folosofia y las humanidades ha ocultado que ese tipo de ciencia se basa en una metafísica viciada desde el principio, y toda ciencia se basa en una metafísica. El desprecio por el estudio de fenómenos enteros de la realidad solo muestra que lejos de su pretensión científica, el mundo actual se fundamente en creencias fanáticas que solo pueden llevar al desastre. Si una sociedad no admite, por ejemplo, que los hombres son distintos de las mujeres, entonces está destinada al fracaso, porque va a destruir las bases de su estabilidad de la misma manera que lo hacían las sociedades de la america precolombina cuando sacrificaban jóvenes para sus dioses.

Ahora que la religión está en crisis, que se desprecia la sabiduría cristiana, y no ya eso sino la misma Filosofía griega, de la que los fanáticos de nuestra época dicen ser herederos, es necesario un nuevo Fundamento. Es necesario recuperar la cordura, que consiste, ni mas ni menos en creernos a nosotros mismos. En creer que no somos unos fantasmas, unos hologramas vacios producto de un otros fantasmas holográficos que son las culturas. Tampoco somos esa carictura optimizadora de satisfacción de la teoría económica. Ese mundo fantasmagórico o de juguetes mecánicos es el paisaje que contemplamos de la sociedad humana que nos han legado el positivismo científico y su hijo, el relativismo. Aquello que no se puede estudiar en un laboratorio no existe o son sesgos, productos culturales o en cualquier caso fenómenos que se despachan con un par de teorías de ecnometras como mucho, o a lo peor, de charlatanes bendecidos con cátedras de sociología, psicología etc. Por tanto nosotros o no existimos o somos marionetas de un par de mecanimos sencillos y nos van a arreglar desde arriba.

Al menos a mediados del siglo XX, ese positivismo iba en competencia con una metafísica, heredera de los Griegos, que hacía énfasis en el Ser, que corría paralelo e independiente de la llamada Ciencia. Esas teorías del Ser en su aspecto social llevaron al socialismo y al Nazismo y en el aspecto individual a tipos asquerosos como Sartre, precisamente por su desanclaje con la tradición cristiana. ¿Que tenenos ahora? En lugar de la filosofía, la nada, y por otro lado sigue triunfante esa Ciencia incompleta y jibarizada de laboratorio. Por eso el hombre moderno no hace caso de otra cosa que no sea esa ciencia, que, como no dice nada de conceptos elevados, se entrega cada vez más a una ·”experiencia” tras otra y a una emotividad desbocada y primitiva, sin sentido ni órden.. Por eso un nuevo fundamento tiene que venir de la ciencia misma, una ciencia que contemple todo como fenómeno natural, y no se cierre a su estudio por el hecho de amenazar la posición de una determinada escuela "científica" o los privilegios de grupos de interés que viven de sus supuestos agravios.

Ese nuevo fundamento basado en la ciencia, que se abre al estudio cientifico de la naturaleza humana no se debe contentar con observar el desarrollo del estudio evolucionista del ser humano pasivamente, contemplando, por ejemoplo, como los avances de la Psicología evolucionista y la Psicología Social o la teoría de juegos, ni debe quedarse en curiosidades sobre la relación entre la belleza y el ancho de caderas como una solución fisico-psicológica a presiones evolutivas, sino que debe adentrarse especulativamente mas allá del laboratorio y de los experoimentos, porque no hay tiempo. No hay tiempo que perder.

Como los Filósofos griegos y sus continuadores cristianos, debemos indagar sobre las fuentes del entendimiento, del sentido común, sobre la naturaleza de la misma realidad. Los filósofos griegos creian, como cualquier persona no influida por el fanatismo moderno, que el concepto de "razonable" incluía aquello que la propia intuición decidia que era razonable. Eso era porque creian en la existencia de si mismos; Creían en la existencia de la propia naturaleza humana como algo universal y por tanto sus conclusiones eran comunicables y discutibles, aunque brotaran de su propio interior. Al estudio de esa fenómeno de la realidad, llamado naturaleza humana en sus mas altas manifestaciones le corresponde la labor de descubrir las respuestas fundamentales, continuando la labor interrumpida de los filósofos griegos y sus continuadores, los padres de la Iglesia. Y esa continuación no es retórica. Si no indagamos en lo que experimentaron los que por primera vez se asomaron a las honduras de la existencia y de la transcendencia, dos fenómenos de la psicología humana y por tanto, de la realidad, fundamentales para entender al Hombre y sus sociedades que han existido y existen en la historia, no podremos avanzar. Si solo atendemos a las teorías viciadas y simplonas de positivstas y relativistas que quieren reducir todo a gradientes hormonales o determinismo culturales, entonces seguiremos en el punto de partida.

Vaya totum revolutum, dirán muchos. ¿Que tienen que Aristóteles con la evolución y la Psicología evoluciunista y la teoría de juegos con la Filosofía? ¿Y que tiene que ver la religión con las ideologías?. Mucho, Todo. En primer lugar no hay nada que no se asiente en unos fundamenteos metafísicos, que pongan en relación la mente con los objetos de la realidad. El hecho de que no se explicite esa metafísica no significa que no exista. Al contrario, significa que esa metafísica ambiente se acepta de forma fanática, sin ningun tipo de duda, como los medievales aceptaban una metafisica basada en la existencia de Dios.

Voy a expresar en una frase la relación entre todos estos conceptos: El ser humano vive en una consciencia compartida con los demás miembros de su sociedad. Esto quiere decir que la mente humana acepta simbolos innatos y culturales que incluyen creencias comunes. Esa consciencia compartida es lo que los filósofos griegos llamaban Metaxy. El lugar donde vien la mente no en la realidad física, sino que en el espacio virtual en el que se desarrolla esa consciencia compartida. Los símbolos que aparecen en esa consciencia compartida son datos de la realidad o si no se consideran como tales, nada tiene sentido, como veremos y como ahora mismo ocurre. Por eso estamos perdiendo la cordura.

Esa consciencia compartida no es arbitraria sino que es la manifestción de la actividad de nuestras mentes y esas mentes, manifestaciones de la actividad fisiológica de nuestros cerebros que , estos si, viven en una realidad espacio-temporal que estudia la fisica, que es parte de la realidad, o mejor dicho , la consciencia compartida tiene simbolos que se corresponden uno a uno con esa realidad fisica, pero no son esa realidad fisica. Lo que nosotros percibimos son nuestros propios simbolos, no la relaidad fisica.

Para resumirlo, vivimos en una exitencia virtual como en la película de Matrix, solo que los átomos de nuestro cuerpo no están en una vasija llena de liquido y nuestros cerebros conectados a una máquina que nos proporciona un mundo virtual, sino que es nuestra misma actividad cerebral la que nos proporciona ese mundo virtual, Y nuestro mundo virtual que está sincronizado con el mundo virtual de otros no gracias a la máquina, sino a través las sensaciones de la realidad fisica espacio temporal que compartimos y que, esta vez , si existe, no como en Matrix y tambien está sincronizado con otros gracias a nuestra forma de percibir similar debido a nuestra arquitectura cerebral común y experiencia cultural común. Como muestro ahora:

Por el hecho de que nuestros cerebros son un producto de la Selección Natural (que cada uno ponga o no un Creador en un nivel superior), debido a que nuestra arquitectura cerebral es similar por ser producto de similares programas de desarrollo cerebral, codificados a su vez en genes que heredamos de antepasados comunes y debido a experiencias culturales similartes, compartimos los mismos simbolos. La vista de una mujer evoca el simbolo innato mujer. La vista de un coche evoca el simbolo adquirido de un coche, pero la realidad externa en la que viven nuestros cuerpos materiales solo incluye amasijos de particulas elementales que casa ser percibe de la manera mas apta para su supervivencia. Para una gallina, una mujer es un objeto amorfo, posiblemente amenazante según a donde se mueva. Incluso las particulas elementales son simbolos. Por tanto todas las especulaciones de los filósofos acerca de la existencia tienen predicamento aqui.

¿Y todo este despliege de realidad virtual para que?. Partiendo de este punto de partida, y teniendo en cuenta la teoría de la selección natural, se puede entender que, al mas alto nivel, la mente procesa simbolos. Ese procesamiento y esos simbolos están diseñados para la supervivencia EN sociedad y para la supervivencia DE esa sociedad en la que nuestros antepasados han vivido y han ayudado a mantener y en la que nuestros descendientes viviran y mantendrán. La consciencia compartida de los seres humanos es una nueva realidad. Una realidad creada por el mecanismo de la selección natural, para permitir la supervivencia de nuestros cuerpos físicos en una realidad física externa que no forma parte de la realidad percibida si no es a través de los símbolos de nuestra mente.

La realidad externa tiene ciertas regularidades o leyes que tienen propiedades sin las cuales la selección natural no hubiera podido operar. De esas regularidades en las leyes fisicas y de la misma selección natural, se derivan leyes y regularidades en los simbolos que utilizamos para resolver los problemas de supervivencia. Esas leyes se pueden estudiar y forman o formarán un cuerpo conocimiento sobre la realidad en la que viven nuestras mentes. Un mundo que está poblado por coches, particulas elementales y personas, pero también por valores, alternativas, sentimientos, Dioses, conceptos, teorías, idolos, creencias etc. Independientemente de que el simbolo tenga una manifestación visual o "tactil" es decir, independientemente de su existencia exterior o no, porque los mismos sentidos son procesados por la mente.

1 comentario:

Jorge William Vargas Bustamante dijo...

Me gusta tu logica y tus argumentos, excelente ensayo!!!